Así como el «pirulín pin pon, pirulín pin pon» de Pedrito Coral se baila y se tararea en toda Colombia, el «tutaina tuturumaima, tutaina tuturumá» le ha dado la vuelta al mundo. Ha acompañado las navidades año tras año, sin perder vigencia a través del tiempo. Ambos coinciden en que, aunque no sabemos ni qué significan, tienen un no sé qué muy pegajoso y que genera fácil recordación.

Ya llegó diciembre con su alegría y, por supuesto, con su reconocida ‘Tutaina’, siendo esta una de las canciones decembrinas que se hace más familiar al oído de las personas. De hecho, se ha mantenido presente a través de los años en cada Navidad y en cada novena.

A pesar de ser un tema tan famoso, su origen, su compositor y su nacionalidad no son conocidos hasta el momento. De este villancico solo se sabe que su mayor éxito fue grabado en el sello Sonolux teniendo como solista a Saida Ochoa y el respaldo del Coro del Instituto Venezolano de Ciegos, a mediados del siglo XX.

Finalmente, solo se conoce el significado de la palabra más repetida en la canción: Tutaina, la cual quiere decir fiesta. Sin embargo, trayéndola al contexto de la pieza musical, es una pequeña celebración familiar navideña equivalente a la novena del Niño Dios, en la que se canta con amor y alegría porque acaba de llegar de los cielos el Mesías.

caracol.tv