– Entre septiembre y diciembre de este año se espera beneficiar a 650 nuevas personas y a 200 antiguas con el proyecto Por Mis Derechos. 

– Educación, salud, empleabilidad, emprendimiento, atención psicosocial y asesoría jurídica forman parte de la oferta.

– También se busca transformar imaginarios, evitar la estigmatización y la discriminación de esta población.

En lo que resta de este año, la Alcaldía de Medellín beneficiará unos 850 ciudadanos con el proyecto Por Mis Derechos, cuyas actividades estuvieron suspendidas debido a la pandemia. 

Serán 650 personas que llegan al programa por primera vez y 200 antiguas, que forman parte de las 4.392 que se han inscrito desde 2014, quienes mantienen vigente su derecho a la atención en el momento en que busquen acompañamiento. 

Por Mis Derechos ofrece atención y acerca oportunidades a mujeres y hombres adultos que ejercen la prostitución, para que puedan tener una mejor calidad de vida, protección de sus derechos, garantías en salud física y emocional, acceso a una vida libre de violencias y posibilidades de empoderamiento social por medio de talleres de orientación, asesoría psicosocial, jurídica y laboral.

“Con esta estrategia buscamos que las personas en ejercicio de prostitución tengan herramientas para sus proyectos de vida y que se sientan incluidas y con oportunidades. Por eso, también debemos promover en la sociedad el respeto hacia ellas”, manifestó la secretaria de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos, Mónica Alejandra Gómez.

La iniciativa contempla la figura de educadores en calle, quienes sensibilizan a estos ciudadanos para que accedan a la oferta institucional, que incluye una articulación con la Unidad Familia Medellín de la Secretaría de Inclusión Social, Familia y Derechos Humanos, así como con las secretarías de Educación, Mujeres y Salud, para trabajar las nueve dimensiones del ser humano. 

En este marco se adelantan actividades de promoción y prevención, pruebas de VIH, talleres de artes y oficios, acceso a subsidios para proyectos productivos o emprendimientos, orientación para garantizar la educación de sus hijos e hijas, entre otras. 

Con la Escuela para la Inclusión reciben formación en competencias básicas, ciudadanas y laborales. También, hay convenio con la Registraduría Opadi para acceder a los trámites relacionados con identificación. 

A la par se busca sensibilizar, mediante talleres virtuales y presenciales, a 300 policías, taxistas, comerciantes, estudiantes de grado once y universitarios, para transformar imaginarios y evitar la estigmatización y la discriminación de estas personas. En el cuatrienio se espera llegar a 2.000 habitantes con estas actividades pedagógicas. 

Por Mis Derechos es operado en alianza con la Fundación Star Cop Humanity. Esto permitirá acciones públicas y privadas en favor de los beneficiarios, quienes también pueden acercarse a calle 57 # 45-129 (comuna La Candelaria) para buscar información y atención

medellin.gov.co.