COVID19 - MASCOTAS

Michael Graef de 33 años emprendió un viaje por Sudamérica «para saborear las culturas y la gente» antes de que estallara la emergencia sanitaria por el coronavirus. En su camino encontró a dos perros que se han convertido en su familia.

Un aventurero argentino que quedó varado hace tres meses en Perú por la pandemia del coronavirus quiere ser repatriado, pero con sus mascotas: dos perros que adoptó a su paso por Colombia y Ecuador.

«Estamos esperando en Lima un vuelo humanitario que incluya mis mascotas para poder volar a Argentina», dice a la AFP el surfista Michael Graef, de 33 años. Tras atravesar caminando y en bicicleta buena parte de Perú durante 40 días, Graef llegó a Lima, donde pernocta con sus mascotas en una carpa cerca de la embajada argentina.

«Estoy esperando una respuesta de mi Gobierno. Me dijeron que no hay vuelos y las mascotas no pueden volar», indica Graef, de la localidad de Puerto Rico, fundada por colonos de origen suizo y alemán, en la provincia argentina de Misiones (noreste).

Graef cuenta que inició su travesía por Sudamérica antes de que comenzara la pandemia. A su paso por Colombia y Ecuador se hizo de dos mascotas, unos perros pitbull llamados ‘Chamo‘ y ‘Nilo‘. Graef dice que quiso viajar porque le «faltaba conocer parte de mi América para saborear las culturas y la gente».

«Ellos no me abandonaron a mí, no pienso abandonarlos. Llevaré a mis mascotas volando o caminando pero me voy con mis mascotas», asegura, explicando que compró a ‘Chamo‘ a un venezolano en Colombia y que a ‘Nilo‘ lo adquirió en Ecuador.

«Tuve que pasar la cuarentena con ellos, buscar comida, fue difícil y en ese momento ellos no me abandonaron tampoco, faltando incluso comida», comenta. «La situación fue crítica».

semana.com