Tour Eiffiel, Paris

Francia ha sido uno de los países más azotados por el virus de todo el mundo. Pese a un comienzo más contenido, los casos se empezaron a multiplicar al arrancar abril, alcanzando a otros países que comenzaron antes a sufrir los síntomas de la pandemia, tanto en número de contagios como de fallecidos.

Con un plan de desescalada igual de contenido que las medidas tomadas en plena eclosión del virus, Francia ha homenajeado a sus víctimas en la conocida Torre Eiffel en su reapertura.

El Gobierno local de París iluminó uno de sus iconos monumentales provocando la sorpresa de todo el mundo, y es que en un momento dado, parece que la propia torre derrama lágrimas.

La estructura ha permanecido cerrada durante tres meses y su reapertura se hará bajo estrictas medidas de seguridad. Cabe recordar que es el monumento más visitado del mundo, y su director, Patrick Branco Ruivo, se ha mostrado expectante: “estamos impacientes porque la torre acoja de nuevo a visitantes dentro del respeto, por supuesto, a las medidas de protección y normas sanitarias en vigor”.

Este no ha sido el único homenaje a las víctimas por parte de la Torre Eiffel, y es que desde marzo, cada día, ha parpadeado durante diez minutos en solidaridad con los sanitarios y las víctimas de la pandemia.

FUENTE: lahoradigital.com