El pasado martes 8 de septiembre el Museo de Orsay se vio inmiscuido en una polémica de discriminación tras prohibirle, por su escote, la entrada a Jeanne, una estudiando de literatura que pretendía ingresar al centro de arte.

En su relato, la joven asegura que, al verla, el agente de seguridad le dijo que “no iba a ser posible” que entrara.

No obstante, cuando Jeanne se colocó una chaqueta que abrigó su pecho, sí la dejaron ingresar al museo.

“No soy mis pechos. Su doble rasero no debería ser un obstáculo para mi derecho a acceder a la cultura y al conocimiento”, escribió la joven.

Al ver lo sucedido, el museo presentó sus disculpas a la mujer por medio de su cuenta de Twitter.

“Lamentamos profundamente esto y nos disculpamos con la persona afectada con la que contactamos”, señalaron.