Los centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos incluyeron en sus guías sobre covid-19 la transmisión aérea. Advierten que los contagios “ocurren en espacios cerrados que tienen mala ventilación”.

A pesar de que el mundo lleva meses enfrentándose a la pandemia de covid-19, hay muchos aspectos del virus que aún generan dudas y debate entre los científicos y expertos en salud. Las formas en que el virus se transmite es uno de ellos.

El lunes, expertos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos incluyeron la vía aérea como modo de contagio del coronavirus, en coincidencia con la opinión de muchos científicos que desde hace meses discuten sobre la necesidad de considerar este riesgo.

Para los científicos, el virus se puede transmitir a más de dos metros de distancia debido a los aerosoles, partículas minúsculas cargadas del virus y emitidas por una persona contagiada que pueden quedar suspendidas en el aire por minutos o incluso horas, y también pueden viajar en él.

Algunas de las enfermedades que se transmiten por la vía aérea son el sarampión, la varicela y la tuberculosis.

El CDC en una nueva guía afirma que estas transmisiones “ocurren en espacios cerrados que tienen mala ventilación (…) Algunas veces la persona infectada respira fuertemente, por ejemplo mientras canta o hace ejercicio”. Sin embargo, aclara que esto ocurre solo en escenarios determinados y que la forma más común de contagio sigue siendo el contacto directo y cercano con alguien contagiado.

En el pasado, la institución estadounidense ya había considerado esta vía de contagio, pero recientemente había retirado de su página web el tema. Ahora vuelve a su anterior postura, pero de manera más precavida, y reconoce la vía aérea como una forma posible de contagio del virus. El CDC afirma que hay nueva evidencia científica que sustenta su decisión.

La actualización del CDC coincidió con la publicación de una carta por la revista Science, una de las más reconocidas a nivel mundial, en la que médicos y científicos piden que se tomen acciones frente a la transmisión del virus por el aire.

Individuos con covid-19, muchos asintomáticos, emiten miles de aerosoles (…) Por ello, es mucho más probable inhalar aerosoles que ser rociado por una gota», explica la carta. En ella, los autores comparan la transmisión por aire de los aerosoles con el contagio por medio de gotas de saliva entre dos personas en contacto cercano. En este sentido, llaman a las instituciones de salud pública a hacer guías acerca de la importancia de mover las actividades al aire libre, mejorar el aire de los espacios cerrados por medio de ventilación y filtros, y mejorar la protección a trabajadores de alto riesgo.

semana.com