La capital antioqueña tiene la ocupación de camas UCI al 86%, lo que preocupa a su alcalde, quien insistió en la posibilidad de la llegada de médicos extranjeros.

La primera jornada de esta segunda cuarentena general decretada en Medellín fue de contrastes.

Alta congestión vehicular

Por un lado, la alta congestión vehicular que se vivió en las salidas a municipios como Santa Fe de Antioquia, Guarne y en la avenida Regional, y por el otro, las calles desoladas ya entrada la noche del viernes.

144 fiestas organizadas

También, la salida obligada de algunos trabajadores que aseguran que si no salen a las calles, no conseguirán con qué comer, y la organización de fiestas que algunos irresponsables insistieron en realizar: en 144 de ellas, la Policía tuvo que intervenir para cortar la cadena de posibles contagios de COVID-19.

Es que la enfermedad no da tregua en la ciudad y la ocupación de camas UCI, por esa y otras patologías, llega al 86 por ciento, lo que quiere decir que hay 102 camas disponibles.

Esto llevó al alcalde a activar 68 camas UCI más, para tener 900 en la ciudad.

Daniel Quintero Calle, Alcalde de Medellín:

“Se bloquearon por falta de personal”.

Por esa falta de personal, pidió al gobierno la llegada de médicos extranjeros, algo que desestimó el Colegio de Médicos de Antioquia, que aseguró que no es necesario.

noticias.caracoltv.com