Las reclusas tuvieron que esperar durante ocho horas afuera del complejo penitenciario de Cúcuta para poder ingresar. Fueron trasladadas tras la alerta por hacinamiento en las estaciones que hizo la Policía Metropolitana de Bucaramanga, que superó el 500 por ciento.

Ocho horas a la intemperie, esposadas unas con otras, pasaron 26 mujeres frente al Complejo Penitenciario y Carcelario Metropolitano de Cúcuta este viernes. Pese a que el traslado desde Bucaramanga había sido autorizado órdenes judiciales, el sindicato del Inpec de Cúcuta no las dejaba ingresar. Al final del día, la situación se arregló, sin embargo, este impasse deja ver un problema mayor: el hacinamiento.

Las 26 reclusas se encontraban en las estaciones de Policía del área metropolitana de Bucaramanga, en donde el problema de hacinamiento es mayúsculo. Según advirtió el comandante de la Policía, general Luis García, en las estaciones hay 586 privados de la libertad -la mayoría hombres- cuando la capacidad máxima de las instalaciones es para 87 personas, es decir, hay un hacinamiento del 553 por ciento.

Sin embargo, la situación podría empeorar. La Policía de Bucaramanga estima que el hacinamiento podría superar el 1.000 por ciento en lo que resta de año. “Al finalizar el tercer trimestre de 2020 se estima que el promedio de personas cobijadas con medidas de aseguramiento superaría los 900 internos. En atención también a la actividad operativa diaria de las patrullas que deja como mínimo la captura de 14 personas al día”, explicaron en un comunicado.

A los problemas de hacinamiento se suman los de la pandemia. En las estaciones de Policía se han confirmado 15 casos positivos para covid-19, que en las condiciones en las que están recluidos aumenta el riesgo de salud.

En Cúcuta el director del complejo penitenciario de Cúcuta, coronel (r) Ildebrando Tamayo Úsuga, aseguró que no hay hacinamiento, pues había espacio suficiente para recibir a las 26 reclusas.«Dejo constancia de que el complejo de Cúcuta tiene los cupos requeridos para recibir estas 26 mujeres, ya que el cupo es de 376 PPL (Personas privadas de la libertad) y a la fecha tenemos 303, lo cual indica que a la fecha hay disponibles 73 cupos y el sindicato, por intermedio de estos funcionarios, es el que ha impedido el ingreso de estas personas».

Sin embargo, Bucaramanga necesita un centro de detención temporal, así lo pidió el comandante de la Policía. Esta es una figura que creó el gobierno nacional para mitigar el hacinamiento durante la pandemia, y que le permite a las alcaldías y gobernaciones adecuar inmuebles o ampliarlos para ubicar a los reclusos.

Este no es un pedido nuevo, desde mitad de año -cuando salió el decreto- en Bucaramanga se ha solicitado la creación del centro de detención temporal, de hecho, el secretario del Interior José David Gavanzo, aseguró en julio que ya había un predio que podría cumplir con las características necesarias y estaba en verificación.

El pasado 30 de septiembre el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, encabezó un consejo de seguridad en Bucaramanga junto a las autoridades locales, y allí reiteró la necesidad de crear centros temporales, “en coordinación con el Ministerio del Interior” para descongestionar los centros penitenciarios.

semana.com