Con la intención de continuar con la reactivación de la economía en el país, afectada fuertemente por la pandemia de Covid-19, el Ministerio de Interior dio autorización para que en 120 municipios se realicen pilotos de apertura de restaurantes y gimnasios y servicios religiosos.

“El Ministerio de Interior dio autorización a más de 120 municipios para iniciar pilotos de restaurantes, gimnasios y servicios religiosos, después del visto bueno que ha certificado que se pueden realizar esas actividades”, señaló esta cartera, sin precisar cuáles son los municipios en los que se implementarán los protocolos.

El paso a seguir es que los alcaldes de cada municipio expidan los protocolos para esta reapertura, como ya ocurrió, por ejemplo, en Barranquilla, que empezó hoy un piloto con el que fueron abiertos 30 restaurantes.

“Seguiremos trabajando con los alcaldes y gobernadores para que el país salga adelante salvaguardando la vida y la salud de los colombianos y reactivando de manera gradual la economía”, dijo la ministra del Interior, Alicia Arango.

Bares sin alcohol

Siguiendo en esta línea de la reapertura, los ministerios de Interior, Salud y Comercio enviaron una carta a gobernadores y alcaldes refiriéndose al protocolo de pilotos de bares, en el marco del decreto 1076 de 2020, que define instrucciones para atender la emergencia sanitaria por la pandemia.

En la carta, se explica que estos locales podrán abrir si siguen las instrucciones establecidas en dicho decreto, “siempre y cuando la entidad territorial eleve solicitud al Ministerio del Interior y este la autorice”.

También se indica que se permitieron los planes tanto en municipios sin afectación o con baja afectación, como en aquellos con moderada y alta. Sin embargo, señalan que “en ningún caso está permitido el consumo de bebidas embriagantes en estos lugares”.

“El funcionamiento de los bares, de acuerdo con las autorizaciones que emita el Ministerio del Interior, se realizará sin el expendio de bebidas alcohólicas, su funcionamiento es igual al de los restaurantes o expendios de comida”.

Al respecto, Asobares indicó que “trabajamos para que el nuevo decreto del 1 de septiembre habilite, gradualmente y con bioseguridad, el consumo interno de licor”.

vanguardia.com