A esa medida se le suma que, según el alcalde, han buscado médicos en Bogotá y Barranquilla ante un posible incremento en la ocupación de las camas UCI.

Crecimiento de las cifras de COVID-19

En Medellín han muerto por COVID-19 1.899 personas y 105.574 han sido confirmadas como contagiadas por la enfermedad. A la velocidad de crecimiento de esos números es a la que el alcalde, Daniel Quintero, quiere ponerles freno.

Otro toque de queda

Por eso, planteó la posibilidad de que se decrete un toque de queda para el feriado del 16 de noviembre, una fecha en la que se prevé aumenten las fiestas masivas y las reuniones en las que no se priorizan las medidas de autoprotección contra la enfermedad.

Daniel Quintero Calle, Alcalde de Medellín:

“No sé de dónde vamos a tener que traer médicos porque ahí están las camas, pero no es tan fácil conseguir los médicos. De Barranquilla, de Bogotá, estamos consultando en caso de que necesitemos médicos, pero lo mejor es no activar esas camas. ¿Cómo lo hacemos? Si nos cuidamos”.

Según Quintero, la temporada de lluvias ayuda a que se propague el COVID-19 y que producto de las aglomeraciones y contagios con COVID-19 durante el fin de semana del partido de la Selección Colombia por fecha de eliminatoria contra Venezuela, se tuvieron que aumentar 60 camas UCI.

medellin.gov.co